Independientemente del rubro del que se trate, todas las empresas tienen en común la necesidad de brindar siempre la mejor imagen institucional posible; ya sea a través de sus comunicaciones externas o internas, las acciones de difusión y publicidad o la relación con los clientes y proveedores.

Resulta increíble que, a pesar de ser bastante lógico, muchas compañías descuidan aspectos básicos del contacto directo con las personas que, eventualmente, visitan las instalaciones de una oficina o fábrica. Los lugares destinados a recibir personas son espacios valiosos, que no debemos desatender a la hora de pensar en formas de potenciar el branding de una marca.

Si tenemos este objetivo en mente, acudir a fábricas de muebles artesanales, como Galpón Loreto, es una idea atinada. Las posibilidades que brindan los productos y adornos de diseño en este sentido son sumamente útiles y pertinentes en el camino de distinguirse de otras propuestas.

Los hombres y las mujeres que visitan una empresa por primera vez reciben mucha información de esa marca al entrar en sus instalaciones. Una recepción pensada en forma armoniosa y con un estilo original despertará sensaciones agradables. En efecto es un ambiente que invita a quedarse. Esto puede potenciarse aún más aportando un aroma particular y agradable a través de difusores o flores naturales ubicados estratégicamente.

Lograr un detalle diferente no siempre implica una gran erogación de dinero, sino creatividad para poder sumar un toque especial. La diferencia puede darse a través de una silla única, un sillón peculiar, que resulte sumamente diferente a los elegidos en las salas de espera, un decorado en la pared que se destaque notoriamente del entorno o una linda mesa baja, con información sobre la empresa, catálogos o revistas, para que la persona se sienta más cómoda (aquí más info sobre diseños originales que pueden usarse en estos ambientes).

Además existen algunos consejos y tips básicos para implementar a la hora de armar un lugar que recibirá a los hombres y mujeres que lleguen a nuestras instalaciones. Dos puntos podemos mencionar como fundamentales desde el punto de vista del diseño y la arquitectura: la forma y el color. Ambos aspectos básicos influyen en la forma en la que una persona se siente en un determinado lugar.

En cuanto a lo forma, es importante tener en cuenta que aquellos objetos en los que predominan las formas cuadradas y circulares, más aún combinados, resultan en una imagen de sobriedad, seriedad y sobre todo orden. Ya que se trata de líneas básicas y directas, que forman las estructuras más frecuentes de la naturaleza.

Si optamos por la circularidad como la predominante, la idea que mostraremos es la de la perfección. Se inicia y se termina en el mismo punto. Armonía, agilidad y hasta un toque de sensibilidad, son los sentimientos que suelen relacionarse con estos estilos de decoración.

A la hora de hablar de los colores, lo primero a considerar es que, siempre que sea posible, es buena idea variarlos frecuentemente, como una forma de mostrar modernidad y renovación constante, sobre todo ante aquellas personas que visitan las instalaciones de una oficina o empresa con regularidad. Luego, los tonos cálidos como el rojo o el naranja aportan calidez y sensaciones positivas. Combinarlos con muebles en tonos neutros, potencia y equilibra sus propiedades.